Sensaciones

La trufa es una emoción hecha realidad. Un hongo creado por la naturaleza durante todo un año bajo tierra. La naturaleza es caprichosa y sólo concede regalos a los que lo merecen.

De esas emociones llamadas trufas encontramos cerca de 90 variedades en todo el mundo de las cuales solo unas pocas son aprovechadas gracias su aroma o sabor.

Tuber melanosporum es el nombre científico para nombrar a la Trufa Negra de Sarrión o Trufa de Perigord o Trufa de Norcia o Trufa de Spoleto. Cada denominación viene a determinar la procedencia de este manjar; Las principales zonas productoras están en España (Maestrazgo y Soria, siendo Sarrión la población con mayor superficie plantada de árboles micorrizados de todo el mundo), Francia (Perigord, Vauclause, Lot y Basses-Alpes) e Italia (Marche, Umbria, Perugia, Piemonte, Liguria y Veneto).

El proceso de creación de esta maravilla requiere de al menos 3 factores: un árbol y su raíz micorrizada con el hongo de la trufa inoculado y una gran dosis de paciencia. Los demás factores solo se pueden dejar al azar (suelo y clima); por tanto no parece exagerado decir que las trufas son un capricho de algo superior a lo terrenal, de ahí su admiración, su escasez y su secretismo.

La primera Trufa de Sarrión que pruebe no le dejara indiferente y si consigue llegar a la segunda quedará embrujado para toda la vida con su magia.

Home Imae